Cómo saber el punto de la carne

Martes, 06 de Marzo del 2018

Punto de la carne

Uno de los grandes debates en torno a la carne, ya sea un hamburguesa, un chuletón o un solomillo es qué punto darle a la carne. Se trata de una elección personal y en base al gusto de cada persona, pero es algo importante si no queremos estropear un plato que podría haber sido perfecto. Podemos distinguir entre cinco puntos más o menos generalizados.

Muy poco hecha, a la inglesa

Se dice que los verdaderos amantes de la carne prefieren la carne muy poco hecha, “que sangre” como se suele decir coloquialmente. Para ello hay que dejar bien sellados los bordes, aunque el centro debe estar crudo. Cabe destacar esto siempre dependerá del grosor de la pieza. Para ello, usaremos un fuego bastante alto que nos ayude a conseguir el efecto deseado. Eso sí, recuerda que no se recomienda el consumo de carnes rojas por debajo de los 63ºC según la normativa alimentaria.

Poco hecha, jugosa

Al igual que en el anterior punto, es una carne sellada por fuera, aunque algo más cocida en su interior, donde debe tener aproximadamente un 75% de color rojo. Se dice que este es el punto ideal para poder saborear un buen plato de carne.

Al punto, término medio

Quizás el punto más extendido de la carne, aunque no por ello el más fácil de conseguir. Sellada por fuera y con un aspecto rosado en su interior. Es algo menos jugosa que la poco hecha, aunque está en el límite donde se siguen apreciando las características organolépticas de la carne.

Medio hecha, tres cuartos

Elegida por aquellos que no quieren nada de rojo en su chuletón. Se trata de un punto de cocción que sobrepasa por poco el término medio. Mantiene un aspecto marrón por fuera y apenas hay rosa ya en el interior.

Muy hecha, bien cocida

Con este punto, la carne pierde el 70% de su jugosidad. La pieza está completamente hecha en su interior y por fuera mantiene un aspecto marrón oscuro. Su excesivo consumo puede traer problemas gástricos.

Volver